¿Cuál es la puerta más segura del mercado?

Adentrarse en el mundo de la protección y la seguridad significa que al mirar una puerta esta no será para nosotros lo que hasta ese momento fue, pues de aquí en adelante con seguridad podremos clasificarla en cualquiera de los tipos de puertas que se consiguen en el mercado. A partir de este momento entenderemos que no todas las puertas son iguales ni ofrecen el mismo tipo de resguardo y conoceremos que existen cuatro grandes grupos.

Puertas huecas, Puertas blindadas, Puertas acorazadas y Puertas de seguridad

Pasemos entonces a analizar algunas de estas puertas para ver los distintos tipos y sus características, pues solamente de esta manera en el momento  de elegir una de ellas lo haremos conociendo los niveles de protección y las ventajas que cada una de ellas ofrece.

¿Qué puerta elegir para nuestra casa?

Si algo caracteriza la compra de un producto el día de hoy es el amplio abanico de posibilidades que nos presenta el mercado y las puertas no iban a ser la excepción. Es por esto que resulta tan conveniente tener algo de información para decidir cuál será la más recomendable para nuestro caso en particular.

Si comenzáramos por las puertas que ofrecen menores niveles de resistencia tendríamos que empezar por hablar de las puertas huecas. Pero a pesar de ello también podríamos decir que estas son uno de los tipos más instalados en el común de los hogares. Tal vez la pregunta que vendría inmediatamente a la mente es ¿Por qué si ellas son las menos seguras son también las más populares? La respuesta es sencilla, estas puertas son las más económicas y dado que el nivel de protección que ofrecen es para muchos aceptable, son entonces la elección más frecuente.

El nivel inmediatamente superior en cuanto a grado de seguridad lo ocupan las puertas blindadas, es decir que la seguridad que estas brindan es más alta que la de las puertas huecas. También se encuentran frecuentemente protegiendo las entradas de muchos hogares, a pesar que resultan un poco más costosas que las primeras, pues son muchos los que opinan que esta inversión bien vale la pena ya que las puertas blindadas se caracterizan por incorporar alguna (una o dos habitualmente) planchas de acero dentro de la puerta otorgándole por tanto una  mayor resistencia al acabado exterior de madera.

Dentro del grupo de las puertas blindadas hay bastantes diferencias, por lo que no todas aportan la misma protección. La razón de ello está en el grosor de la lámina de acero interior. Esto es lo que hace  que algunas sean más robustas que otras y que por lo tanto logren resistir  mejor ante los ataques  y evitar por lo tanto los intentos de robo de las viviendas.

Si bien es cierto que estas puertas son bastante resistentes y superan ampliamente a las puertas huecas, ellas tienen dos puntos negativos en su contra, siendo ellos el marco que las bordea y la cerradura que generalmente tienen instalada.

La debilidad de los marcos de las puertas blindadas es que al estar fabricados en madera no resisten la técnica de la palanca. Esto puede ser mejorado si se coloca una cerradura que se distinga por su alta calidad y  otros atributos para resistir ante los ataques más frecuentes. Protegerla además con un escudo protector y con otra cerradura empotrada adicional, será en cualquier caso una forma de aumentar la seguridad que ella por si misma ofrece.

El siguiente nivel de protección lo ocupan las puertas acorazadas, pues estas ofrecen una protección mayor que la brindada por las puertas blindadas  y definitivamente muy superior a la de las puertas huecas.

Lo que le confiere este grado tan alto de seguridad es que las puertas acorazadas se caracterizan por estar todas ellas fabricada en acero, pero además el marco de este tipo de puerta también es de acero. Si a esta combinación se agrega una cerradura de calidad  puede inclusive decirse que estaremos en presencia de un máximo nivel de seguridad. En ocasiones no se tiene en cuenta el rol tan importante que juega una cerradura en cuanto a protección y se piensa que tan solo la resistencia de la puerta será la que impida la entrada de los intrusos. La verdad es que cuando se trata de soportar las destrezas y maniobras de los ladrones lo mejor es contar con una puerta y una cerradura de la mejor calidad.

Por último se encuentran las puertas de seguridad, que son consideradas el tipo de puertas más seguras. Ellas  son integrales, es decir que ya vienen de fábrica con el armazón, los marcos, las cerraduras y todos los demás elementos necesarios para garantizar un elevado grado de protección.

¿Qué hacer para aumentar la seguridad de la puerta de la casa?

Tal como ya señalábamos más arriba en este mismo texto, la seguridad no la proporciona solamente la puerta que tengamos instalada en nuestro hogar, pues ella es más bien una combinación entre todos los elementos que la integran y la rodean, es decir que tanto los marcos, como las paredes aledañas y las cerraduras, juegan un papel importante para garantizar la inviolabilidad del acceso de los intrusos al interior  de una casa.

Quizás uno de los elementos principales para la protección de la puerta de la casa sea la cerradura y esta para brindar un buen nivel de seguridad debe estar fabricada para resistir a distintos métodos de ataque por lo que idealmente debe ser anti bumping, anti extracción, anti taladro, anti palanca  y anti ganzúa.

Quiero una puerta 100% segura

En materia de seguridad no hay nada que pueda garantizar la protección en un 100% y por ello no puede decirse que habrá una puerta que ofrezca este grado de resguardo.

Lo que si podemos decir con certeza es que existen diferentes grados de protección ante intrusiones que es lo que ofrecen los diferentes tipos de puertas que se encuentran en el mercado. Algunos de ellos suponen un nivel altísimo de seguridad con lo que se hacen casi imposibles de violentar, mas sin embargo decimos casi, debido a que hacen que esta tarea sea realmente difícil, pero eso no hace imposible que en un caso extraordinario alguien lo logre.

Piénselo bien, si ni siquiera los bancos o los museos que son conocidos mundialmente por tener los sistemas de seguridad más eficaces están 100% a salvo de un robo, tampoco lo estará una puerta de una casa, mas sin embargo ello no impide que busquemos en todo momento contar con el nivel más alto de protección que podamos conseguir, pues este usualmente suele ser suficiente para proteger un hogar.

La idea de recordar que la seguridad absoluta no existe, no es volvernos a todos paranoicos o mantenernos en un estado constante de alerta, tan solo tiene por finalidad hacernos comprender que si contamos con un muy buen nivel de seguridad en el acceso a nuestro hogar, será suficiente en la mayoría de los intentos de robo que podamos llegar a sufrir.

¿Tener en casa  una puerta hueca aumenta la probabilidad de sufrir un robo?

La probabilidad de robo no viene definida únicamente por la calidad de la puerta, pues existen otras variables que pueden aumentar el riesgo al que se está expuesto.  Visto de este modo la respuesta a la pregunta anterior sería que tener una puerta hueca no aumenta la probabilidad de ser objeto de un robo.

Ahora bien, si un ladrón estuviese frente a dos puertas y no tuviera idea del contenido que puede conseguir en cada una de las viviendas que resguardan, obviamente preferiría atacar aquella en la que aparentemente la puerta de acceso principal pareciera más débil o menos resistente ante alguna de las técnicas de ataque que él es capaz de aplicar. En este caso entonces si podríamos decir que la probabilidad de sufrir un robo aumentaría por el hecho de tener una puerta hueca.

Como ven no es una pregunta fácil de contestar y menos aún si se conoce que la verdad es que en la mayoría de los casos los  intrusos cuando planifican atacar una vivienda es porque tienen alguna información de lo que podrán extraer en su incursión, ya sea por información suministrada por un tercero o por que las características del inmueble se lo hacen suponer dado que visto el aparente nivel de vida  de los ocupantes, pareciera factible encontrar objetos de valor. Si este es el caso, independientemente de si la puerta es hueca o no igual intentarán violentarla. Lo que si depende del tipo de puerta que se tenga, es que lo consigan o no.

Conforme a lo anterior podemos aseverar entonces que una puerta débil siempre es un riesgo para ser robado con mayor facilidad, por lo que tomar todas las previsiones para contar con una más robusta o si no podemos hacer esto, al menos protegerla con una buena cerradura siempre será vital. Si aparte de tener una cerradura de calidad, conseguimos colocar otra a modo de refuerzo, como por ejemplo una cerradura invisible o un cerrojo será mucho lo que habremos obtenido para lograr aumentar el nivel de protección en nuestra casa. Al final no sabemos en qué momento lo intentarán ni si para un ladrón nuestra propiedad representa una oportunidad de conseguir algo de su interés.